Proyecto de Catequesis Especial (3)

  • Imprimir Amigable y PDF
Cortesía de: Marta Moujan de Airaldi.
Ciudad del Este
abril de 2.003
Pre-Catequesis*

(*) Basado en "Catequesis especial" de la Parroquia Inmaculada Concepción, Concepción del Uruguay, Argentina - http://catequesisespecial.com


BIENVENIDA

Objetivo: Integración

La sala está ambientada con un cartel que dice: "Jesús es mi amigo" y bajo éste se ubica una imagen de Jesús, y con una lámina titulada: "Caminamos hacia Jesús". En ella se indica un camino con niños transitándolo, ubicando al final de ese camino a Jesús con los brazos abiertos esperándolos (Ver Ilustración Nº 2). Se pueden agregar otras láminas relacionadas con la amistad. También es conveniente preparar una ambientación musical para este momento. Las catequistas tenemos colocada en la ropa una tarjeta identificatoria en la que figura nuestro nombre. Así nos disponemos a recibir a los niños y jóvenes y a darles la bienvenida.

A medida que van llegando, les colocamos también a ellos, una tarjeta identificatoria con el nombre, a fin de identificarlos rapidamente y poder llamarlos por sus nombres, intentando lograr un mejor clima. Invitamos a los padres que han acompañado a sus niños a que se sienten junto a ellos, a fin de darles más confianza, pero les solicitamos que al mismo tiempo les den la suficiente independencia como para integrarse. Todos se sientan en sillas dispuestas en círculo y las catequistas nos ubicamos intercaladas entre ellos.


Oración Inicial
Se inicia el encuentro con una oración:

"Señor nos encomendamos a ti para que nos acompañes. Derrama sobre nosotros el Espíritu Santo para que nos ilumine. Amén."

Se ha preparado un juego para permitir la presentación e integración. Consiste en pasar una pelota de mano en mano, mientras todos permanecen sentados, al mismo tiempo que se escucha música. En el momento que la música se detiene, quien tenga la pelota en la mano, deberá presentarse diciendo su nombre y cualquier otro comentario que desee sobre sí mismo. Se debe contar también con algún elemento (círculo rojo dibujado en un papel, por ejemplo), que indique a los niños hipoacúsicos que la música se ha detenido. Comenzamos la didáctica haciendo que en las primeras oportunidades la música se detenga en alguna catequista, a fin de ser nosotras las primeras en presentarnos. Con esto pretendemos lograr que los niños tomen confianza y luego puedan copiar la modalidad, imitando lo que hemos hecho.

"Es muy importante tener en cuenta el clima de alegría y serenidad que deben reinar en los encuentros: cada uno de los chicos debe percibir que esa felicidad no proviene de realizar juegos más o menos divertidos o de cantar canciones muy alegres; tienen que captar que la alegría se basa en el hecho de reunirnos y sentirnos amigos."


Desarrollo del tema central:
A continuación nos disponemos a desarrollar el tema central, que es el objetivo del encuentro.

Para que los niños capten que finalizó el momento del juego y comenzó el momento de trabajar, es conveniente contar con una música suave, de fondo, la que se aconseja que siempre sea la misma, a fin de que con el tiempo, identifiquen que esa melodía es sinónimo de trabajo. Además ese clima de tranquilidad que se crea, es sabido que es bien recibido por los niños, ya que "son muy afectos a la música y muy receptivos en cuanto a su mensaje de calma y sosiego."

{mospagebreak}
La idea central del encuentro es transmitir que éstos servirán para hacer nuevos amigos. Trabajamos sobre el tema motivándolos a que nos digan como nos comunicamos con amigos (saludos, besos, abrazos, etc.). Luego invitamos a que todos compartamos esas formas de comunicación. Nos abrazamos, nos besamos y damos la mano. Recordamos También momentos agradables que hemos pasamos con amigos (cumpleaños, fiestas, juegos del barrio).

Hablamos de la importancia de tener amigos, mencionando especialmente que Dios nos dice que encontrar un amigo es como encontrar un tesoro muy valioso. Para fijar más la idea preparamos un pequeño cofre lleno de "joyas y objetos preciosos". Explicamos que entre todos los amigos que tenemos, Jesús es el amigo más importante, y que todo lo que hagamos deberán ser cosas buenas, que le agraden a él, para así estar siempre en el camino que nos lleva a Jesús, a estar en sus brazos y sentirnos protegidos por él.

Para fijar el mensaje del encuentro al terminar la explicación se le entrega a cada niño, un dibujo para colorear con el camino y Jesús al final de él, y con el título: "Caminamos hacia Jesús" (Ver Ilustración Nº 2). Aprovechamos el momento en que los niños trabajan, para realizar un comentario personalizado del tema del día, atendiendo las particularidades de cada uno. Estos dibujos, una vez finalizado el trabajo son archivados en carpetas individuales para que cada niño cuente con un legajo de lo desarrollado en los encuentros. Cada carpeta cuenta con una carátula. (Ver Ilustración Nº 3).

Entendemos que los niños especiales necesitan repetir lo vivido para poder fijarlo, por ello, y a modo de nexo entre la catequesis y la familia, preparamos otras carpetas individuales conteniendo una nota a los padres (Ver Ilustración Nº 4). En ella se indica nuestra sugerencia de que en la casa se intente conversar sobre lo hablado, y para ello incluimos en la carpeta un dibujo igual al usado en la sala, para que pueda ser pintado en familia. Acompañamos cada carpeta con un imán el que sugerimos sea colocado en un lugar destacado sosteniendo el dibujo, a modo de recordatorio hasta el siguiente encuentro. La misma carpeta contiene una hoja que servirá como medio de comunicación entre los responsables y las catequistas (Ver Ilustración Nº 5).


Oración Final:

Se termina el encuentro con una oración final:

"Gracias Jesús por darnos nuevos amigos. Gracias por este encuentro y danos la gracia de estar juntos otra vez. Amén."

{mospagebreak}
Nuestra Evaluación:

No fue bien elegido el elemento para pasar de mano en mano (pelota) en el momento de la presentación, ya que algunos niños, al recibir la pelota preferían quedarse con ella y jugar, por lo que para futuras ocasiones utilizaremos otro objeto. Andrea no logró integrarse al grupo a pesar de los esfuerzos de su madre y las catequistas. En todo momento se mantuvo distante y observando cuanto había en la sala. Victoria no respetó las indicaciones que se le dieron, a pesar de comprenderlas, prefiriendo jugar, pero por ser el primer encuentro preferimos no revertir la situación.


Ilustración Nº 2: "Caminamos hacia Jesús"
(gráfico)

Ilustración Nº 3 - Modelo de carátula
(gráfico)

Ilustración Nº 4: Modelo de nota a los padres

Lugar y fecha

Señores Padres


Por la presente queremos agradecer su respuesta a nuestro llamado y la confianza depositada en nosotras. También aprovechamos la oportunidad para comunicarles algunos puntos que nos serán muy útiles en este hermoso proyecto que iniciamos hoy todos juntos, pues concientes estamos de que sin su colaboración no podremos cumplir con nuestro objetivo. Los niños llevarán una carpeta al final de cada jornada la que contendrá un dibujo, en esta oportunidad acompañada de un imán, que agradeceremos lo coloquen en su hogar en un lugar visible, con el objeto de que sirva de nexo y facilite recordar la idea central que le transmitiremos semanalmente. Esta carpeta pretendemos, sea nuestro medio de comunicación, pueden incluir o escribir en ella cualquier información que consideren de importancia que nosotras manejemos, como por ejemplo si no podrán asistir en alguna fecha, en el caso de que tengan alguna indisposición física pasajera que debamos cuidar, por lo que cada niño debe volver con ella al encuentro siguiente.

Otra carpeta quedará con nosotros y contendrá los trabajos hechos en clase, que estarán a su disposición y les será entregada al final de la etapa. Le recordamos que los encuentros serán los días ……..en el horario de  …. Hs. a …. Hs., en la Parroquia ………...

Les agradeceríamos nos agreguen en la carpeta o nos hagan llegar, un número telefónico para contactar al o los responsables de los niños, para avisos o cualquier inconveniente que pudiera surgir. No duden en contactar con nosotras, y una vez más, gracias.


Responsables de la Catequesis Especial

Nombres, apellidos y teléfonos de las catequistas

Ilustración Nº 5 - Modelo de hoja para comunicación

Números telefónicos para poder comunicarnos con ustedes:

Nombre: Fecha:
Observación:

Nombre: Fecha:
Observación:

Nombre: Fecha:
Observación:

Nombre: Fecha:
Observación:

Nombre: Fecha:
Observación:

Nombre: Fecha:
Observación:

{mospagebreak}
MI PERSONA: LAS MANOS Y LOS PIES

Objetivo: Reconocimiento de lo que el niño tiene más cercano a él: su persona. La sala está ambientada con un cartel que dice: "Jesús es mi amigo" y bajo éste se ubica una imagen de Jesús. También hay una lámina titulada: "Caminamos hacia Jesús" (Ver Ilustración Nº 2). Es conveniente preparar una ambientación musical para este momento. Las catequistas esperamos juntos la llegada de los niños. A medida que los vamos recibiendo les colocamos en la ropa, la tarjeta identificatoria con el nombre, al igual a las que ya nos colocamos nosotras.

Invitamos a los padres que han acompañado a sus niños a que se sienten junto a ellos, a fin de darles más confianza, pero les solicitamos que al mismo tiempo les den la suficiente independencia como para integrarse. Todos se sientan en sillas dispuestas en círculo y las catequistas nos ubicamos intercaladas entre ellos. Les comunicamos que al finalizar el encuentro tendremos golosinas para quienes hayan trabajado.

Oración Inicial
"Señor nos encomendamos a ti para que nos acompañes. Derrama sobre nosotros el Espíritu Santo para que nos ilumine. Amén."


Al igual que en el primer encuentro, y dado que hay niños que asisten por primera vez, elegimos un juego de integración y presentación. Puede ser pasar un objeto (palito al que se le han pegado flecos de colores) de mano en mano, mientras estamos sentados, al mismo tiempo que se escucha música. En el momento que la música se detiene, quien tenga el objeto en la mano, deberá presentarse diciendo su nombre y cualquier otro comentario que desee sobre sí mismo. Es importante que se cuente con algún elemento (círculo rojo dibujado en un papel, por ejemplo), que indique a los niños hipoacúsicos que la música se ha detenido. Resumen del encuentro anterior. Retomamos lo conversado en el encuentro anterior resumiendo la importancia de tener amigos y que entre ellos, nuestro amigo más importante es Jesús.


Desarrollo del tema central

Es conveniente contar con una lámina bien sencilla de la Santísima Trinidad a fin de que los niños reconozcan a Dios, nuestro Padre y a su Hijo Jesús. "Lo más cercano que el niño tiene, lo que más conoce es su propio yo. Nada le es más familiar que su persona, especialmente su cuerpo." Debemos mencionar que este cuerpo nos ha sido dado por Dios, que nos ama, porque todos somos sus hijos. Intentamos transmitir que "este cuerpo no es uniforme, está constituido por diversas partes, todas útiles, todas necesarias. Estas partes funcionan bien porque hay entre ellas una correspondencia, una armonía, se complementan, se ayudan. La persona que soy puede desarrollarse y crecer, solamente porque cada una de mis partes constitutivas obedece a un principio único que las hace buscar el bien de todo el yo, se relacionan "amorosamente", hay entre ellas amor y solidaridad."

Trabajamos con los niños a fin de que ellos reconozcan y mencionen cuales son las partes que integran el cuerpo. Les demostramos que todos somos diferentes que nuestra mano es más grande que la de ellos, que el cabello de unos es más largo que el de otros, pero que igualmente todos somos importantes porque todos somos hijos de Dios y él nos quiere a todos por igual. A continuación presentamos una dramatización en base a una mano (guante de color con algún agregado para hacerlo más atractivo y vistoso) y un pié (media a la que se le agregaron ojos, boca y cabello). Ambas partes dialogan preguntándose como se llaman y para que sirven. Estas preguntas son reformuladas a los niños para darles participación, buscando que respondan que cosas pueden hacerse con las manos y los pies. Imitamos todo lo que van diciendo: saludar, llamar, aplaudir, acariciar, escribir, planchar, coser, caminar, saltar, jugar a la pelota, etc.
{mospagebreak}

También se puede trabajar con la noción de espacio, haciendo que los niños comparen sus manos o pies con las de sus compañeros y percibiendo que unos son más grandes y otros más pequeños. Se hace un paréntesis en el teatro y se menciona lo lindo que es tener manos y pies y cuantas cosas buenas se pueden hacer con ellos. Explicamos también, que a veces las manitos y los pies quieren hacer cosas no tan buenas, pero que nosotros tenemos que ser fuertes y no permitir que eso suceda. Retomamos el teatro demostrando las cosas feas que se pueden hacer: robar, patear, tirar del cabello, etc. y vamos dramatizando cada una de estas acciones para que sea más claro el concepto. Luego de cada acción preguntamos si es correcto o no. Proponemos a los niños que indiquen otras acciones que no deben hacerse con las manos y los pies.

Concluído el teatro, resumimos el tema diciendo que todos tenemos manos y pies, pero las manos y los pies de cada uno son diferentes, más chicas, más grandes, pero son únicas porque cada uno de nosotros es diferente a los demás, pero todos somos importantes porque todos somos hijos de Dios. Entonces lo relevante es que estas manos y estos pies que forman parte del cuerpo que Dios nos dio, los usemos para hacer cosas buenas. Por ejemplo que usemos las manos para acariciar, para ayudar a mamá en casa, para saludar a un amigo y nunca para pegarle. Es importante que durante el encuentro se usen los medios adecuados a las dificultades de los niños. Como en nuestro grupo hay dos niñas hipoacúsicas, se trata de transmitir todo a través de gestos que ellas sean capaces de comprender. Una de las niñas hipoacúsicas nos enseña en su lenguaje gestual a decir "todos somos hijos de Dios". Todos, inclusive los niños, repetimos los gestos para aprender este nuevo lenguaje. Contentos por las manos y los pies que nos regaló Dios, cantamos una canción, haciendo participar a los niños a través de gestos.


Canción: Bien hecho está (primera parte)

Estribillo: Hoy te quiero contar, que mi cuerpo bien hecho está.
Hoy te quiero decir, que este cuerpo Dios lo creó.

Estas son mis dos manos,
con ellas yo aplaudo y a mi mamá acaricio.

Estribillo

Ahora verán mis pies que están por allá abajo,
camino, corro, salto y me pongo el zapato.

Estribillo


Para fijar el mensaje, entregamos a los niños una hoja con el título "Gracias Señor por mis manos y mis pies" (Ver Ilustración Nº 6), en la que figura la planta de un pié y un espacio en blanco donde las catequistas dibujarán el contorno de la mano de cada niño. Se les entregan trocitos de papel de colores y se les encola ambas siluetas para que las rellenen pegando el papel. Aprovechamos este momento para trabajar el tema del día con los niños, en forma personalizada. Este trabajo se archiva en las carpetas individuales y se les coloca otro dibujo igual en la carpeta que llevan a su casa, a fin de que esto les permita trabajar en familia


Oración Final

"Gracias Jesús por darnos nuevos amigos. Gracias por este encuentro y danos la gracia de estar juntos otra vez. Amén."


A medida que los niños se van retirando les entregamos caramelos.

Nuestra evaluación:

El mensaje llegó bien a los niños y fue entendido. En el momento de dramatizar el mal uso que se le puede dar a las manos, una catequista tiró el cabello de otra, Victoria reaccionó muy mal, sintiendo el hecho como una verdadera agresión y trató de consolar a la catequista "agredida" mientras miraba con recelo a la "agresora". Luis Gerónimo se negó a hacer su trabajo de pegar papeles sobre las siluetas, a pesar del esfuerzo de las catequistas y de su madre. Finalmente, cambió el rol, pasó a ser él "el profesor" y la madre "la alumna" y con eso se logró que mientras le explicaba a su madre lo que ella debía hacer, fuera pegando los papeles. A continuación Luis Jerónimo se paró e invitó a cada niño a acercarse al pizarrón para que él con tiza dibujara la silueta de la mano de cada compañero. Todos quedaron muy contentos y reían al ver sus manitos en el pizarrón.

{mospagebreak}
Durante el desarrollo del encuentro, las catequistas nos movimos mucho frente a los niños y este puede haber sido un factor de distracción. Es importante que en lo sucesivo, solo quien desarrolla el tema esté parada y las demás se ubiquen sentadas entre los niños, permitiendo esto, inclusive, motivarlos a participar. Laura, una de las niñas hipoacúsicas nos enseñó mas señas de su lenguaje gestual y eso nos está permitiendo no solo una mejor comunicación con ellas, sino también que el resto de los compañeros los aprendan y por ello muchos de esos gestos fueron usados en la canción a fin de que todos puedan participar. Ilustración Nº 6: "Gracias Señor por mis manos y mis pies"


Mi persona: los sentidos

Objetivo: Reconocimiento de lo que el niño tiene más cercano a él: su persona. La sala está ambientada con un cartel que dice: "Jesús es mi amigo" y bajo éste se ubica una imagen de Jesús. También colocamos una lámina titulada: "Caminamos hacia Jesús" (Ver Ilustración Nº 2). Es conveniente contar con una ambientación musical.


Oración Inicial.

"Señor nos encomendamos a ti para que nos acompañes. Derrama sobre nosotros el Espíritu Santo para que nos ilumine. Amén."


Resumen de los encuentros anteriores. Resaltar que estos encuentros nos sirven para conocer nuevos amigos y que de todos los nuevos amigos que tenemos, el más importante es Jesús.

El encuentro pasado vimos como cada uno de nosotros es una persona única, diferente a las demás, y que Dios que es nuestro Padre, nos dio este cuerpo, las manos y los pies para que con ellos hagamos cosas buenas y de esa forma nos acerquemos cada vez un poquito más a Jesús.


Desarrollo del tema central

Mencionamos que vamos a conocer otras partes del cuerpo: los ojos, los oídos, la boca, y el olfato.

- Los ojos: Dios nos dio los ojos para que podamos ver las cosas hermosas que él creó para nosotros, por ejemplo la belleza de las flores, el brillo del sol y las estrellas, para que podamos leer, para saber si es de día o de noche.


Preguntamos a los niños ¿Qué otras cosas lindas podemos ver con nuestros ojitos?. Esperamos y motivamos sus respuestas. Aquí realizamos una pequeña dramatización, animando a los niños a aprobar y reprobar lo que vamos viendo, diciendo "si" y "no". Una catequista muestra un ramo de flores, lo mira con admiración, lo cuida, arreglando y colocándolo en un florero. Luego otra catequista le saca el ramo y lo tira al suelo. Buscamos aquí la reacción de los niños. Mencionamos que como Dios nos dio los ojos, no debemos usarlos para ver cosas feas, revistas o películas feas, no adecuadas para su edad, ni para espiar, o para mirar las cosas ajenas que no nos interesan.

Retomamos la dramatización y una catequista tiene su diario personal, o un cuaderno, y explica que eso es importante para ella y es algo privado que no le gustaría que nadie viera. Lo deja en la mesa, se descuida y en ese momento, otra catequista aprovecha para mirarlo con gestos de espiar. Buscamos nuevamente la reacción de los niños. Invitamos a que nos digan que otras cosas feas no debemos ver.
{mospagebreak}
Motivamos y esperamos las respuestas.

Por último agradecemos a Dios por los ojos que nos dio.

- El oído: Dios nos dio el oído para que podamos escuchar muchas cosas lindas, por ejemplo el canto de los pájaros que él creó para nosotros, una linda música. En este momento se hace escuchar a los niños una canción alusiva y se les entrega a las niñas hipoacúsicas que forman parte del grupo, un papel conteniendo la letra de la canción.


También podemos escuchar la palabra de Dios. Aquí se muestra una Biblia, mencionando que en ella está contenida la palabra de Dios y se explica la atención que debemos prestar en la celebración de la misa para entender lo que Dios y el sacerdote nos quieren decir. Invitamos a los niños a que mencionen otras cosas lindas que podemos escuchar. Insistimos en que tenemos que aprovechar el oído y quedarnos atentos también en estos encuentros para entender lo que queremos contarles.


Es importante también tratar el caso de las compañeras hipoacúsicas, y que ellas igual pueden entender y comunicarse. Explicamos que en algunas oportunidades, Dios quiso que usáramos otras formas para entendernos, por eso aunque hay personas que no pueden escuchar, lo importante es que igual nos puedan entender de otras maneras y Dios espera de nosotros que ayudemos a entender a esas personas que no pueden escuchar.


Explicamos que estas niñas no nos escuchan pero igual nos entienden y que ellas se comunican de otra forma. Aquí les pedimos a las niñas que mediante su lenguaje gestual se comuniquen entre sí para enseñarles a los compañeros como lo hacen. También podemos enseñarle al grupo alguna frase dicha en base a gestos, como por ejemplo "todos somos hijos de Dios". Dios quiere que usemos nuestros oídos sólo para las cosas buenas, por eso no debemos escuchar conversaciones ajenas, o escuchar malos consejos. Preguntamos a los niños que otras cosas feas no debemos escuchar. Motivamos y esperamos sus respuestas. Realizamos una pequeña dramatización, animando a los niños a aprobar y reprobar lo que vamos viendo, diciendo "si" y "no".


Dos catequistas conversan y una tercera escucha la conversación haciendo gestos de estar espiando, de
sentirse culpable por estar escuchando una conversación ajena. Preguntamos si lo que está haciendo la catequista es correcto y esperamos sus respuestas. Posteriormente dos catequistas conversan intentando convencer a una tercera de que haga algo incorrecto, es decir que están tratando de darle un mal consejo. Muestran como la inducen a hacer algo indebido por haber escuchado ese mal consejo (por ejemplo ir a revisar la cartera de otra catequista).
{mospagebreak}
También aquí preguntamos si lo que vemos es correcto.

- La boca: Dios nos dio la boca para poder sentir el gusto de las cosas, por ejemplo de una manzana del árbol que él creó, para cantar una linda canción, para decir cosas cariñosas, para pedir "por favor" todo lo que necesitemos, para decir "gracias" por todo lo que nos dan, para decir "te quiero".

Preguntamos a los niños para que más sirve la boca.

Lo que Dios quiso es que podamos entendernos con los demás, y si no lo podemos hacer hablando, igualmente podemos hacerlo por señas o por gestos, siempre hay alguna forma de poder ser buenos y amables. Lo importante es que no usemos la boca para cosas malas, para decir malas palabras, para contestar mal a mamá o a papá, para sacar la lengua.

Preguntamos a los niños que otras cosas no debemos hacer con la boca.

- El olfato: Dios nos dio el olfato para poder sentir el perfume de las flores que él creo para nosotros, para sentir el rico olor de la comida que prepara mamá.

Preguntamos a los niños que otros lindos olores podemos sentir. Para ilustrar la clase se puede contar con un ramo de flores perfumadas y se les hace sentir el aroma. Les preguntamos a los niños cuales son los olores que no les gustan. Se puede ilustrar mostrando algo con olor desagradable, sin llegar a olerlo, por ejemplo colillas de cigarrillos, dando con esto un doble mensaje, el del olor desagradable y el que no es bueno el hábito de fumar.

Debemos estar agradecidos a Dios que nos dio el olfato para diferenciar los olores lindos de los feos. Para cerrar el tema, resumimos diciendo que hoy aprendimos otras partes del cuerpo, y todas se necesitan entre sí para que mi cuerpo funcione, todas ellas tienen un trabajo importante para hacer y todas juntas forman esta persona que soy yo, que es cada uno de nosotros y que nos dio Dios, porque todos somos sus hijos. Y porque él nos ama mucho quiere que usemos este cuerpo para hacer cosas buenas.


Cada vez que hacemos cosas buenas, nos acercamos un poquito más a Jesús, damos un pacito más por ese camino que nos lleva junto a él, en cambio cada vez que usamos nuestro cuerpo para hacer cosas malas, nos alejamos de Jesús, es como si diéramos un paso hacia atrás. Para ilustrar, sobre la lámina utilizada en el Encuentro de Bienvenida con la figura de un camino que nos conduce a Jesús (ver Ilustración Nº 2), clase a clase podemos ir pegando una "pisada" de manera de ir acercándonos a él.

{mospagebreak}
Invitamos a los niños que para el próximo encuentro nos cuenten que cosas lindas hicieron durante la semana con este cuerpo que Dios nos dio. Por último les pedimos que no se olviden que deben ser niños alegres y contentos porque Dios los ama. Para fijar el tema de que Dios nos dió el cuerpo para hacer cosas buenas y que debemos evitar las malas, se les entrega a los niños una hoja con 2 ilustraciones diferentes y se los invita a colorear solo la buena acción (Ver Ilustración Nº 7). Mientras los niños trabajan, se insiste en forma individual repitiendo los puntos más destacados desarrollados en el encuentro. Esta hoja de trabajo se retira y forma parte del legajo individual, entregándoseles una copia igual para llevar a la casa y "trabajar" el tema en familia.


Canción

Para finalizar cantamos la canción completa que iniciamos en el encuentro anterior.

"Bien hecho está"

Estribillo: Hoy te quiero contar, que mi cuerpo bien hecho está,
hoy te quiero decir, que este cuerpo Dios lo creó.

Estas son mis dos manos,
con ellas yo aplaudo y a mi mamá acaricio.

Estribillo.

Ahora verán mis piés que están por allá abajo,
camino, corro, salto y me pongo el zapato.

Estribillo.

Tengo unos ojos lindos, con ellos miro todo,
y puedo ver que Dios, todo lo hizo hermoso.

Estribillo.

Esta es mi cabeza, esta es mi barriga,
estas son mis rodillas y así me doy la vuelta.

Estribillo.

Que este cuerpo (3 veces)
Dios lo creó.

Oración final

"Gracias Jesús por darnos nuevos amigos. Gracias por este encuentro y danos la gracia de estar juntos otra vez. Amén."

Nuestra evaluación

Cuando se le entregó a Rita la hoja con el fin de que coloreara la buena acción, charlamos y trabajamos el tema, para luego preguntarle cual sería la que pintaría. Rita eligió para colorear la acción negativa y contestó que lo hacía porque el dibujo era más lindo.

Efectivamente la niña que cometía la mala acción de pegar a su amigo era, a los ojos de Rita, más linda porque tenía una flor en el cabello.

Es importante que en lo sucesivo cuando debamos indicar aspectos negativos cuidemos este tipo de detalles.

Ilustración Nº 7: "Pinto sólo la buena acción"


YO

Objetivo: Reconocimiento y aceptación de la persona que soy yo.

La sala está ambientada con un cartel que dice: "Jesús es mi amigo" y bajo éste se ubica una imagen de Jesús. También colocamos una lámina titulada:"Caminamos hacia Jesús" (Ver Ilustración Nº 2).

Es conveniente contar con una ambientación musical.

{mospagebreak}
Oración inicial

Incorporamos como oración inicial el Padrenuestro, para que los niños se familiaricen con ella. Desarrollo del tema central. Necesito de todas las partes del cuerpo que Dios me dio para que esta persona que soy "yo", funcione y para poder hacer cosas buenas. Todas las partes de mi cuerpo, tienen que comunicar lo que quiero, todo "yo", tengo que expresar cosas buenas. Yo soy una persona diferente, única. En los encuentros anteriores hablamos, por separado, de las diferentes partes de nuestro cuerpo. Veremos hoy todo nuestro cuerpo, como lo que es, como un conjunto de partes que deben trabajar todas juntas para funcionar.

Vamos a armar un rompecabezas para mostrar como cada parte necesita de la otra para funcionar, para que utilicemos bien nuestro cuerpo. Realizamos la silueta de un cuerpo en una cartulina (Ver Ilustración Nº 8) y por otro lado se recortan las diferentes piezas que conforman ese rompecabezas (Ver Ilustración Nº 9).  Entregamos a cada niño una parte del cuerpo que es una pieza del rompecabezas.

Distribuidas las partes, invitamos a los niños de a uno, a pasar al frente para colocar la parte que tiene en su poder, dentro de la silueta del cuerpo. Se le pregunta al niño que parte es la que va a colocar y para que sirve y que cosas lindas hizo con esa parte del cuerpo.


Todas las preguntas deben servir para estimular a que se digan las cosas lindas que hicieron con el cuerpo. Por ejemplo para el torso se le puede preguntar si se bañó o se vistió; para la cabeza, si pensó cosas lindas; para la boca, si agradeció algo a mamá, si le dijo "te quiero", si se rió con alguien; para las orejas, si escuchó alguna música linda o alguna palabra linda de mamá, papá o los hermanitos; para la nariz, que nos cuente que lindo aroma sintió; y para los ojos, que cosas bonitas vió. A medida que cada niño va colocando sobre la silueta la parte que le corresponde, preguntamos: ¿Ya está formado el cuerpo?.


A continuación pasará el siguiente niño, colocará su parte y se le hará la misma pregunta. Con esta dinámica demostramos que sólo cuando estén todas las partes colocadas, el cuerpo está formado, es decir que se necesita de todas las partes que tenemos para que el cuerpo pueda funcionar. Todas ellas tienen un trabajo importante para hacer y todas juntas forman esta persona que soy "Yo". Es importante reforzar el tema de que necesitamos que funcionen juntas todas las partes del cuerpo que tenemos, porque por tratarse de niños especiales podría asistir alguno que tuviera alguna privación física, por ejemplo dentro de nuestro grupo hay niñas hipoacúsicas.


Podemos preguntar por ejemplo "¿Si a mi me falta una mano que hago?", buscando que se responda "uso la otra". Para ejemplificarlo, se puede esconder una mano y acariciar con la otra a un niño. Se puede preguntar "¿qué hago si no veo?". Se ejemplifica cerrando los ojos, y demostrando que si no puedo ver, igual consigo caminar ayudada de un bastón o de otra persona (aquí otra catequista se acerca para guiarla).
{mospagebreak}
"¿Y si no me puedo comunicar hablando?", entonces puedo hacer señas, o lo miro expresando mi sentimiento o necesidad, pero igual consigo comunicar lo que quiero. Lo importante es que Dios me quiere así como soy, me quiere como a todos los demás, por que todos somos hijos de Dios. Esta expresión la reforzamos en lenguaje gestual. Y aunque todos podamos ver lo mismo, oler lo mismo, hablar y escuchar lo mismo, todos somos únicos, no hay nadie igual a otro.


En este momento mostramos 2 fotos iguales presentándolos como hermanos gemelos o mellizos para ejemplificar con esta situación que tal vez les sea familiar, que aunque son iguales, cada uno habla diferente, camina y piensa diferente por que son 2 personas diferentes. Agregamos, por ejemplo, que a uno de ellos le gusta pintar y al otro le gusta escuchar música. También en este punto mencionamos que dentro de nuestro cuerpo tenemos un corazoncito, que nos hace querer a mamá y a papá, querer a nuestros hermanitos y amar a Jesús, aunque todos lo expresemos de forma diferente.

Todos nosotros queremos a Jesús pero ¿cuántos de nosotros nos acordamos de hacer una oración de amor y agradecimiento todos los días?. ¿Quién da las gracias por los alimentos que vamos a recibir antes de comer?. Esperamos las respuestas de los niños. Es muy importante que en nuestro corazón siempre haya cosas lindas, que agradezca a Dios por todo, por mi cuerpo, por la vida, por la comida, que siempre tenga ganas de ayudar, ganas de hacer cosas lindas.

Si tengo malos pensamientos, cositas feas en mi cabeza, si pienso por ejemplo, en la ropa fea que trajo hoy mi compañera, no voy a poder expresar amor, mi cara va estar fea y esa compañera puede enojarse conmigo (ejemplifico poniendo cara fea y mirando a la compañera). Así no voy a poder llegar a Jesús, por que a Jesús llegamos con amor y a través de muchas obras de amor. También podemos ejemplificar el tema saludando con la mano y pateando al mismo tiempo, o teniendo una mala postura si quiero atender una clase.

Cada vez que hacemos y pensamos cosas buenas, nos acercamos un poquito más a Jesús, damos un pasito más por ese camino que nos lleva junto a él. En este momento se colocan los pasos en el cartel usado en encuentros anteriores (Ver Ilustración Nº 2). Por el contrario, cada vez que usamos nuestro cuerpo para hacer cosas malas, nos alejamos de Jesús, es como si diéramos un paso hacia atrás. Damos gracias a Dios por las cosas buenas que podemos hacer con el cuerpo que él nos dio.

{mospagebreak}
Canción

Como en los encuentros anteriores los niños se mostraron felices y muy bien predispuestos para cantar, hacemos nuestro agradecimiento cantando.

Les explicamos que no deben tomar esta canción como un juego. Cantar a Dios es otra forma de comunicarnos con él, de alabarlo.

Cantamos "Bien hecho está" (Ver letra en el encuentro "Mi persona: los sentidos)

Para fijar los conceptos de "Mi persona" y "Yo", trabajamos individualmente con el mismo rompecabezas utilizado en el pizarrón.

Entregamos a los niños una hoja con el lema: "Todos somos hijos de Dios", en la que hay una silueta dibujada (Ver Ilustración Nº 8). Se les entrega también las diferentes partes que componen el rompecabezas del cuerpo, con menos detalle que el trabajado en la lámina (Ver Ilustración Nº 10), a fin de que las peguen sobre la silueta.

Es importante que en el momento en que los niños trabajan, les dediquemos tiempo, en forma individual para insistir en los conceptos dados, utilizando así otro método para reforzar el tema desarrollado.

Una vez terminado el trabajo, se retira para formar parte del legajo de cada niño y se entrega otro igual a fin de que se llevado a la casa para que sirva de nexo o recordatorio del encuentro.
v Oración final

"Gracias Jesús por darnos nuevos amigos. Gracias por este encuentro y danos la gracia de estar juntos otra vez. Amén."
Nos despedimos hasta la semana que viene, repartiendo golosinas entre los niños.


Nuestra evaluación:

Al terminar de desarrollarse el tema, Victoria solicitó a Ely (que era quien explicaba) que se sentara, y ella pasaría ahora a explicar. Ely accedió y con sorpresa pudimos ver que Victoria "repetía" el tema desarrollado, volviendo a describir todo el cuerpo. A continuación invitamos a los demás niños a que pasaran a explicar también, todos lo hicieron, a excepción de Lucas, con la diferencia de que se limitaron a repetir sólo la parte del rompecabezas que ellos habían colocado.

Entendemos que esto sirvió para dejar a los niños expresarse voluntariamente y además nos permitió comprobar que estaba comprendido el tema desarrollado en el encuentro. También notamos que al realizar el trabajo individual de pegar las partes del rompecabezas, les resultó a todos demasiado fácil, es decir que podríamos haber dividido el cuerpo en mayor cantidad de piezas.

Ilustración Nº 8: "Todos somos hijos de Dios" (silueta

Ilustración Nº 9: Partes del cuerpo (para lámina)

Ilustración Nº 10: Partes del cuerpo (para trabajo en clase/casa)

{mospagebreak}
Mi familia

Objetivo: Ampliar el entorno del niño, pasando a algo más externo, lo más conocido después de su persona. La sala está ambientada con un cartel que dice: "Jesús es mi amigo" y bajo éste se ubica una imagen de Jesús. También hay otra lámina titulada:"Caminamos hacia Jesús" (Ver Ilustración Nº 2).


Oración inicial

Padrenuestro.

Desarrollo del tema central

"Un poco más externamente, pero siempre alrededor de la persona del niño, se encuentra la familia", por ello es el tema elegido para tratar después de todo lo inherente a la persona, a lo individual. La familia está formada por un grupo de personas, como las que ya estuvimos hablando en los encuentros anteriores. "De esta familia podemos dar las mismas características generales que señalábamos con respecto a la persona: no es uniforme" (hay familias más numerosas que otras), "tiene diferentes componentes" (hay varones y mujeres, hay altos y bajos, hay adultos y niños, etc.), lo que debemos resaltar es que sin importar cuantos miembros tenga la familia o como esté compuesta, "todos ellos son útiles, todos son necesarios."


Para facilitar la comprensión de estos conceptos preparamos una lámina de la familia con las figuras de sus miembros desmontables, de manera de poder ilustrar a medida que se va explicando (Ver Ilustración Nº 11). De esta forma, pegando y despegando figuras, demostramos que hay familias con más hijos que otras, que hay familias donde falta la mamá o el papá, pero que igualmente todas son familias.

"La familia también funciona bien si cada uno de sus miembros cumple con su función, está en armonía con los demás, es solidario y presta su ayuda." Separados no constituimos una familia. Igual que nuestra persona, cada familia es única, puede parecerse a otra pero no es la misma.

Sin una familia no se puede crecer y desarrollarse correctamente. Todos necesitamos de mamá, papá y hermanos. También papá y mamá necesitan de sus hijos para ser felices.

Hablamos de las diferentes obligaciones de cada miembro de la familia, por ejemplo, papá trabaja, mamá cuida de la casa y de los niños, los niños estudian y ayudan en la casa.

Invitamos a los niños a que cada uno nos cuente como está formada su familia y que hace cada uno de sus miembros. Para ello los vamos motivando preguntándoles si tienen hermanos, si ellos estudian o trabajan, si ayudan en casa, si ellos mismos ayudan en las tareas del hogar y cuales son esas tareas, etc..

"La verdadera familia sólo es posible si se cumplen en ella los principios del amor y la solidaridad." Todos debemos dar amor para recibir amor, si estoy con cara fea el resto de mi familia también me puede poner cara fea, si contesto con alegría, contagio con esa alegría a los demás. Todos deben ayudar a que la familia funcione, para eso cada uno tiene una tarea, una misión dentro de ella.

{mospagebreak}
Cuando en una familia hay amor y colaboración, todo funciona mejor que cuando hay egoismo y cada uno piensa en sí mismo. Si queremos tener una linda familia y amamos a Dios, debemos ser una familia donde reine el amor, la comprensión, la alegría y la colaboración Resaltamos que aún ellos que son niños pueden hacer muchas cosas para colaborar a que su familia funcione mejor. Para remarcar las buenas y las malas actitudes en familia nos valemos de dos dramatizaciones.


En un rincón preparamos una mesa con sillas, y en otro lo que sería la cocina. Caracterizamos a los diferentes personajes para que todo sea más comprensible: la madre, el padre y los hijos, cada uno de los cuales cuenta con los elementos necesarios para representar su papel.

- Para las malas actitudes: la madre está cocinando sola; un hijo llega del colegio, tira la mochila, saluda a los gritos y se pone a jugar. Otro hijo que está jugando, va terminando con esta actividad y deja todos sus juguetes desparramados en el piso; un tercer hijo que escucha música, no se interesa por el resto de los miembros de la familia, está en su mundo. Llega el padre del trabajo, tira también sus cosas, se tropieza con la mochila y los juguetes que sus hijos han dejado tirados, no saluda a nadie, grita y se enoja con ellos por haber dejado todo en ese estado. Pregunta a la esposa, de mala manera si ya está la comida lista porque tiene hambre. La madre contesta, también de mala manera, que aún no está.

Finalmente a los gritos el padre pide a todos que se sienten a la mesa. Se sientan como para comer, con una mesa mal servida, todos protestando, con malos modos y de esta forma se disponen a compartir los alimentos. Terminada esta dramatización preguntamos a los niños si lo que acabamos de ver es correcto. Motivamos sus respuestas y hacemos juntos el análisis para llegar a la conclusión que esa no fue la manera correcta en que deben comportarse los miembros de una familia donde hay amor, colaboración y respeto.

- Para las buenas actitudes: la madre cocina con la ayuda de la hija, ambas están contentas; ríen y conversan; otro hijo que está jugando va guardando los juguetes que ya no utiliza;.un tercer hijo llega del colegio, saluda correctamente a su madre y hermanos, deja la mochila en su lugar y se sienta a jugar. Llega el padre del trabajo, deja sus cosas y saluda a los hijos con besos y abrazos, los hijos que juegan se levantan y también lo saludan. El padre se acerca a la madre, elogia el aroma de la comida que está preparando y pregunta con cariño cuanto falta para que esté lista la comida. La madre, también con cariño contesta que falta muy poco. El padre indica a los hijos que se laven las manos y se preparen para comer. La hija que cocinaba con la madre se ofrece para preparar la mesa. Mientras ella realiza este trabajo, los otros hijos ordenan los juguetes. Finalmente, con una mesa bien puesta, todos se sientan, felices y contentos y la madre señala que en ese día es a ella a quien le corresponde bendecir la comida con una oración.

{mospagebreak}
Terminada la segunda dramatización preguntamos a los niños si lo que acabamos de ver es correcto. Motivamos sus respuestas y hacemos juntos el análisis para llegar a la conclusión que esa sí es la manera correcta en que deben comportarse los miembros de una familia donde hay amor, colaboración y respeto. Marcamos las diferencias entre una y otra familia y fijamos más aún el concepto de cómo debe funcionar una familia. Explicamos también que el momento más importante que se pasa en familia es la reunión alrededor de la mesa, a la hora de comer, por eso la parte más importante de la casa es el comedor donde se recibe el alimento para nuestro cuerpo que nos permitirá estar fuertes y sanos. Es importante que agradezcamos a Dios por los alimentos que vamos a recibir con una oración sencilla como por ejemplo: "Danos siempre Señor pan para comer, brazos para ganarlo, y corazón para compartirlo. Amén".


Repetimos con los niños esta oración y les pedimos que traten de recordarla con la ayuda de la familia, para que en casa puedan bendecir la mesa antes de cada comida. Para reforzar los conceptos dados entregamos a los niños una hoja para pintar, con la ilustración de una familia sentada a la mesa y la oración para bendecir los alimentos (Ver Ilustración Nº 12). En el momento que ellos realizan este trabajo aprovechamos para repetir el tema desarrollado en forma individual a fin de fijar el contenido del encuentro. Al finalizar, esta hoja se guarda en el legajo individual y se entrega otra igual para llevar a la casa y trabajar en familia. Solicitamos a los niños que para el encuentro siguiente cada uno de ellos nos presente a los demás miembros de su familia, y que para ello traigan una foto familiar.


Oración final

"Gracias Jesús por darnos nuevos amigos. Gracias por este encuentro y danos la gracia de estar juntos otra vez. Amén."


Nuestra evaluación

Como el tema de la familia es bien manejado por los niños, de manera espontánea muchos de ellos hablaron de su familia, de quienes la integran y de como se comporta cada uno. Algunos de ellos también mencionaron que en su casa se bendice la mesa y que a veces les corresponde a ellos hacerlo.

Victoria, una vez más hizo sentar a la catequista que desarrollaba el tema para "explicar" ella lo dado, en base a la lámina de la familia.

Ilustración Nº 11: Mi familia

Ilustración Nº 12: "Danos siempre Señor pan para comer, brazos para ganarlo, y corazón para compartirlo. Amén".


Mi comunidad

Objetivo: Extender el entorno del niño.

Oración inicial

Padrenuestro. Además ponemos especial énfasis en que los niños ya realicen correctamente la señal de la cruz, repitiéndola varias veces. Iniciamos el encuentro de pié, sin haber preparado la sala, sólo hemos colocado los carteles que nos acompañan en todos los encuentros: "Jesús es mi amigo", una imagen de Jesús, y "Caminamos hacia Jesús" (Ver Ilustración Nº 2). También a partir de este encuentro contamos con una pequeña mesa en la que armamos un altar con una vela encendida y una imagen de Jesús.

Explicamos a los niños que nuestros últimos temas fueron relacionados con la ayuda y la colaboración. Por eso, hemos pensado pedirles que nos ayuden a preparar la sala para el encuentro. Todos juntos ubicamos sillas y mesas. Resumen del encuentro anterior.

Hablamos de la familia, de que todos tenemos una familia y que pese a que las familias están formadas de diferente manera, todas son importantes, en todas debe haber mucho amor y todos los miembros de la misma deben cumplir su función, ayudándose mutuamente.

{mospagebreak}
Desarrollo del tema central

Ademáa de los miembros de nuestras familias hay otras personas con las que nos relacionamos, que son nuestros amigos y vecinos que también tienen sus familias. Por ejemplo, Victoria y Walter, son vecinos del barrio y cada uno tiene su familia. La reunión de todas las familias y personas forman una comunidad y es la sociedad, el medio donde nos desenvolvemos.

También en la comunidad debe cumplirse los principios de amor y solidaridad. Yo tengo que saludar a mis vecinos y amigos, tengo que ayudarles si necesitan algo. A veces podemos estar enojados o molestos con algún vecino o amigo del barrio, pero siempre tenemos que acordarnos que Dios, que es nuestro Padre del cielo, nos pidió que nos amemos unos a otros como él nos ama, y nosotros debemos respetar su pedido. Tenemos que amarnos tal cual somos y ayudar a los demás a ser mejores. Si por ejemplo estoy peleado con alguien, puedo acercarme y explicarle que sería bueno que volviéramos a ser amigos.Preguntamos a los niños si están peleados o si alguna vez lo estuvieron, con algún vecino o amigo e invitarlos a que comenten como se puede solucionar esa situación.


Los amigos de Jesús compartían todo, se ayudaban y se preocupaban por lo que necesitaban los demás. Lo mismo tenemos que hacer nosotros en nuestra comunidad, en nuestro barrio, ayudarnos, porque entre todos las cosas se hacen más fáciles y los problemas parecen más simples si contamos con un amigo. Preguntamos si conocen en el barrio a algún abuelito enfermo que necesite ayuda, a alguna mamá con muchos hijos, o cualquier otra persona a quien podamos ayudar. Motivamos a los niños para que respondan y también les preguntamos si en alguna oportunidad han ayudado a alguien.

Para reforzar esta idea de ayuda y colaboración, una catequista pasa caminando frente a los niños llevando varias carpetas en la mano y simula que se le caen. Esperamos un momento para ver si hay respuesta espontánea, de lo contrario preguntamos que podemos hacer ante la situación, nuevamente esperamos la respuesta.


Es muy importante la idea de responsabilidad que existe en la mayoría de los niños especiales, y es oportuno, acentuar ese valor, dándoles una responsabilidad individual. En este momento les diremos que vamos a adornar el altar de Jesús. Cada niño entonces será responsable de una tarea diferente. Alguien será el encargado de colocar el jarrón, otros las flores, otro una Biblia y demás elementos de acuerdo a la cantidad de niños que se encuentren presentes. Así van pasando uno a uno hasta completar la colocación de los elementos del altar. No debemos olvidarnos que Jesús nos enseña a pensar en los demás, no sólo en nosotros y lo que a nosotros nos gusta o tenemos ganar de hacer. Entonces cuando vemos a alguien que necesita ayuda, recordemos que podemos ayudarlo, todos podemos hacerlo, ustedes también aunque sean niños, pueden ayudar a otros, siempre se puede hacer algo por los demás.

Si todos somos hijos de Dios, todos formamos una comunidad, y debemos comportarnos como hermanos compartiendo, las alegrías y las tristezas, y eso nos hará sentir mucho más felices porque estamos viviendo como Dios nos pidió.

{mospagebreak}
Para fijar la idea de la ayuda y colaboración, entregamos una hoja para pintar en casa, en familia, con el título "Jesús nos enseña a ayudar" (Ver ilustración Nº 13). Solicitamos a los niños que para el próximo encuentro traigan una foto de su familia. En caso que no cuenten con ella, pueden traer una foto de una familia recortada de un diario o revista. Para culminar resumimos diciendo que en el encuentro de hoy hemos aprendido como, si las cosas se hacen en colaboración, juntos, si nos ayudamos, todo es más fácil. Por eso vamos a pedirles nuevamente que nos ayuden a ordenar las sillas y mesas.


Oración final.

Padrenuestro, pidiendo a Jesús que nos ayude a querernos más y a ayudar a nuestros hermanos que nos necesitan.


Nuestra evaluación

Cuando al inicio del encuentro se invitó a los niños a colaborar con la ubicación de mesas y sillas, todos se mostraron muy dispuestos y participativos ante la novedad de la situación. En el momento en que se les preguntó a los niños si tuvieron situaciones conflictivas con algún vecino o amigo del barrio, hubo buena participación, varios de ellos contaron incidentes sucedidos. Cuando se simuló la caída de las carpetas, varios niños, en forma espontánea colaboraron para ayudar a recogerlas.

No realizamos en clase ningún trabajo para la carpeta, porque entendimos que el desarrollo del encuentro había sido suficientemente práctico.

Ilustración Nº 13: "Jesús nos enseña a ayudar"


Familia

Objetivo: Fomentar la ayuda y colaboración dentro de la familia.

Oración inicial

Padrenuestro.

Iniciamos el encuentro de pié, nuevamente no hemos preparado la sala, sólo colocado los carteles que nos acompañan en todos los encuentros: "Jesús es mi amigo", una imagen de Jesús, y "Caminamos hacia Jesús" (Ver Ilustración Nº 2). Como vamos a desarrollar el tema de la Familia Divina contamos con una lámina de un pesebre, imagen que todo niño conoce muy bien . También tenemos nuestra pequeña mesa en la que armamos un altar con una vela encendida y una imagen de Jesús.


Explicamos a los niños que en nuestros últimos encuentros el tema fue la ayuda y la colaboración. Por eso, hemos pensado pedirles que nos ayuden a preparar la sala para el encuentro. Todos juntos ubicamos sillas y mesas. Resumen del encuentro anterior. Hablamos de la familia, de que todos tenemos una familia y que pese a que las familias están formadas de diferente manera, todas son importantes, en todas debe haber mucho amor y cada uno de los miembros de la misma deben cumplir su función, ayudándose mutuamente.

Tema central

Preguntamos si trajeron la foto de familia que solicitamos el encuentro anterior. A medida que las van entregando, motivamos a cada uno para que nos describan quienes forman parte de ese grupo. Pretendemos que los niños presenten a los diferentes miembros de su familia, que mencionen sus nombres y agreguen algún detalle de cada uno, siempre motivados por las preguntas de la catequista. Pegamos las fotos en una hoja cartulina ubicada en el pizarrón. Lo más importante es que en la familia haya mucho amor, que todos se ayuden. Nuestra familia está bendecida por Dios, nuestro Padre, es decir que él aprueba y nos permite vivir en familia por que así nos desarrollamos mejor.
{mospagebreak}

En familia no sólo se comparte la casa, también los juegos, las comidas y los paseos. Cuando en una familia alguien está contento, todos nos sentimos felices y cuando alguien está triste o enfermo, todos nos sentimos mal y tratamos de ayudarlo para que pronto esté bien. En la familia están las personas que más queremos. Si viviéramos solitos sería muy difícil crecer y aprender cosas. Lo que se aprende viviendo en familia no lo aprendemos en otro lugar; en el colegio o escuela aprendemos otras cosas. Es muy importante hacer caso de lo que mamá y papá nos enseñan, por ejemplo el uso de expresiones como "por favor", "muchas gracias", perdón", y el ayudarnos unos a otros.


Nuestra familia es similar a la Familia Divina, por que Jesús también tuvo una familia, que estaba formada por su mamá que es la Virgen María y por San José. María también es nuestra mamá y nos ama mucho. Todos nosotros tenemos la gran suerte de tener dos mamás, una es la mamá que está en casa, la que nos prepara rica comida, la que nos acompaña a los encuentros de catequesis, y la otra es la Virgen María, nuestra Madre del cielo, que también permanentemente nos cuida y nos protege porque nos ama, como todas las madres aman a sus hijos.

Mostramos a los niños la lámina del pesebre, señalando específicamente las figuras de la Familia Divina y preguntamos si esa imagen les es familiar. Esperamos la respuesta y de ser necesario, en caso que no la recuerden, podemos hablar de los pesebres que cada uno arma en su casa días antes de la Navidad.

Explicamos que es un pesebre, un lugar muy humilde, sencillo, un ranchito y es el lugar donde nació Jesús. Agregamos que es una imagen que la vemos mucho en Navidad, el 25 de diciembre que es la fecha en que recordamos el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios.


Oración final

Padrenuestro

Nuestra evaluación

Al inicio del encuentro, cuando solicitamos colaboración para preparar la sala ubicando silla y mesas, todos estuvieron muy dispuestos y alegres. Todos los niños trajeron las fotos de sus familias que se habían solicitado en el encuentro anterior. En el momento en que las entregaron, en general fue muy completa la descripción que hicieron de sus miembros y las actividades que cada uno de ellos realiza. Fue notorio como varios niños presentaron a los diferentes miembros de su familia, mencionándolos por el nombre y no por el rol que cumplen dentro de ella.

{mospagebreak}
Cuando describieron las tareas que a ellos les correspondía, todos dijeron que ayudaban en casa, unos barriendo y repasando el piso, otros planchando, otros lavando cubiertos, otros dando de comer al chancho, etc. La madre de Walter comentó que a su hijo le llegó mucho el tema de ayudar en casa, agregando que en el transcurso de la semana desarrolló diferentes actividades tendientes a brindar esa ayuda. La madre de Rodrigo agrega que con su hijo sucedió lo mismo. Al momento de presentar la lámina del pesebre para ilustrar la Familia Divina y preguntarse respecto a si les era familiar, todos contestaron afirmativamente, demostrándolo también con sus caritas felices.

El desarrollo de temas específicos de este encuentro fue más breve, porque debíamos disponer de tiempo destinado a festejar el cumpleaños de Rita. La familia ya nos había solicitado unos minutos del encuentro para hacer este festejo. La mesa estaba preparada con todo dispuesto. Primeramente una de las catequistas bendijo la mesa y luego todos fueron invitados a compartir el festejo del cumpleaños con gaseosas, bocaditos y golosinas. Fue maravilloso ver la felicidad de Rita compartiendo con sus compañeros y familiares.

Le entregamos un regalo en nombre de las catequistas y todos cantamos "Cumpleaños feliz".

Ante la imposibilidad de que Rita soplara para apagar la velita, la mamá trajo una vela, tipo velador a pilas, a la que había que apretarle un botón para que se apagara. Luego de cantar Rita "apagó" la velita y se la vio más feliz aún. También fue notable la disposición de Luis Gerónimo para servir y atender a sus compañeros y catequistas. Entendemos que esta experiencia de participar de una merienda fue muy positiva, ya que los niños vivieron algo diferente y realmente compartieron el momento, integrándose todos muy bien.

Visto 22402 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

8vo Concurso Fotografico

boletinImpreso

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Experiencia con atención a la diversidad desde el CDI Sagrado Corazón de Jesús (Tucupita, Delta Amacuro)

Evolución neurológica de niños con ACC siguiendo programa de Estimulación y Rehabilitación Psicomotriz

¿Aumenta la hemiparesia con el paso del tiempo o hay posibilidad de que disminuya?

ConcursoFotografico14-2

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • Unicasa
  • Bancaribe
  • Alcaldia de Sucre
  • Banesco