Adaptación Curricular y la integración de alumnos con s. de Down

  • Imprimir Amigable y PDF
Nota de Paso a Paso: Fortuitamente encontramos el siguiente material entre papeles pendientes por publicar. Lamentablemente no contiene referencia sobre su autoría.
Publicado en Paso-a-Paso, Vol. 22.1

El proceso de reflexión y análisis de lo que implica la diversidad y el respeto por la diferencia son una aproximación necesaria para entender y manejar la heterogeneidad que existe en cada individuo y en cada grupo.

Todos los alumnos que conforman un grupo dentro de una institución educativa, presentan unas características determinadas, poseen un potencial que podríamos llamar inteligencia, unas habilidades particulares, un ritmo y estilo de aprendizaje propios de cada individuo, y al mismo tiempo algunas necesidades específicas.

Esto traducido al salón de clase se ve representado en aquellos alumnos que leen con fluidez, sin embargo poseen una letra poco legible; algunos alumnos que aprenden fácilmente a restar y sumar y otros a los cuales le cuesta trabajo y por lo tanto se demoran más tiempo en manejarlo; algunos alumnos que responden con mayor facilidad a los estímulos visuales que auditivos, o lo contrario.

Es por esto que el papel del maestro no es nada sencillo. Requiere construir ambientes apropiados de aprendizaje para todos sus alumnos, empleando métodos didácticos que apunten a cubrir las diversas características del grupo en general y supone además el uso de diferentes recursos y materiales didácticos, favoreciendo así la participación de cada uno de los alumnos, a partir de sus propios potenciales, habilidades, ritmos y estilos de aprendizaje.

Cuando el maestro logra desarrollar una serie de estrategias pedagógicas y de interacción, teniendo en cuenta tanto fortalezas como necesidades de todos los alumnos, para que se dé el proceso de aprendizaje, estará respondiendo a la diversidad, a la heterogeneidad y fundamentalmente estará respetando realmente la diferencia.

Entonces así no tendremos que detenernos a pensar si éste niño presenta un déficit atencional, si otro presenta dificultades de aprendizaje, si aquel definitivamente no podrá rendir en el área de lectoescritura porque sus trazos no siguen la direccionalidad correcta. Esto no significa negar una serie de necesidades que pueda tener cualquier niño en un momento determinado, y por lo tanto requerir de una intervención terapéutica, pero sí implica encontrar un punto de equilibrio entre aquellas dificultades que pueden cubrirse a través de un acercamiento acertado del profesor hacia el alumno, y otras con las cuales sea necesario establecer un plan terapéutico específico, que finalmente tendrá como objetivo favorecer el desempeño del niño.{mospagebreak}

Contexto en el que se desarrolla el quehacer del maestro

El maestro desarrolla su labor pedagógica a partir del conocimiento y manejo del currículo correspondiente al nivel en el cual se va a desempeñar; ese currículo comprende unas áreas determinadas y unos contenidos aplicables dentro de una metodología específica. Para cada área se plantean una serie de objetivos que permiten desarrollar los contenidos propuestos para el nivel, y el cumplimiento de estos se dá a través de una planeación de actividades, con el uso de diferentes recursos y la evaluación correspondiente.

Todos estos aspectos mencionados son los que determinan y orientan la labor del maestro en un nivel escolar particular. De esta manera cuando el maestro asume un grupo de alumnos, tiene claro “¿Qué va a enseñar?”. El “¿Cómo lo va a enseñar?” involucra, como ya se dijo, la planeación de actividades y recursos. Pero también implica que el maestro conozca a cada alumno desde sus habilidades y necesidades para que desarrolle estrategias acordes a la particularidad de sus alumnos, lo que dinamiza y flexibiliza la planeación.

En resumen, con lo anterior se plantea el contexto en el que se desarrolla el quehacer pedagógico del maestro. Asimismo se rescata lo que implica el cómo de su labor, con un grupo de alumnos “promedio”, por llamarlo de alguna manera.

Participación de un alumno con síndrome de Down dentro de la clase

Debemos tener en cuenta dos interrogantes:

1. ¿Qué debe identificar el maestro?
Es necesario que el maestro identifique que el alumno con síndrome de Down también posee un potencial, que de hecho es diferente, porque presenta una condición determinada -retardo mental- y que desde su condición también cuenta con habilidades, estilo y ritmo de aprendizaje particulares, que por supuesto son propios y diferentes a los de otro niño con síndrome de Down.

El alumno con síndrome de Down, como cualquier otro alumno, es un ser integral que posee capacidades a nivel cognitivo, comunicativo, social y afectivo, que como cualquier otro alumno presenta fortalezas y necesidades correspondientes a su potencial, a sus habilidades y a las oportunidades que le haya ofrecido el medio ambiente familiar, escolar y social en general.

2. ¿Qué le implica al maestro en su labor pedagógica?
Le implica, como con cualquier otro alumno, conocerlo desde sus habilidades, necesidades, ritmo y estilo de aprendizaje.

A partir del conocimiento del alumno con síndrome de Down, el maestro podrá desarrollar los objetivos del nivel, haciéndose la siguiente pregunta:

¿Podrá el alumno manejar...
a. El objetivo igual, con las mismas actividades y el uso de los mismos recursos?
Ejemplo: Tema: Figuras geométricas. El niño podrá identificarlas, colorearlas y nombrarlas.

b. El objetivo igual, con actividades diferentes y un nivel de exigencia diferente?
Ejemplo: Tema: Las vocales. Mientras el grupo aprenderá todas las vocales durante el semestre, el alumno con síndrome de Down únicamente aprenderá tres de ellas. La letra a utilizar será imprenta y en caso de reforzar a través de planas, sólo se exigirá la mitad de la hoja.

c. Objetivo diferente, actividad diferente y recursos diferentes?
Ejemplo: Clase de matemáticas. Tema para el grupo: Suma y resta. Adaptación: Trabajo de conjuntos.

Para finalizar, y siendo consecuentes con lo planteado anteriormente se puede decir que una ADAPTACIóN CURRICULAR se refiere a la graduación o el ajuste de los objetivos del currículo, a partir del conocimiento del alumno. Estas adaptaciones son indispensables en el individuo con síndrome de Down para que se dé el proceso de integración como tal.

Si hablamos de integración y diversidad es importante resaltar que:
* Un currículo restrictivo al que se imposibilita el acceso a alumnos con alguna discapacidad... no es integrador.
* Un currículo academicista que exige fundamentalmente niveles altos y amplios de asimilación de contenidos... no es integrador.
* Un currículo cerrado en materias “duras”, que da poco campo a materias menos cargadas de contenidos académicos... no es integrador.
* Un currículo uniforme que sólo admite una opción de niveles de aprendizaje... no es integrador.

Visto 3155 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

8vo Concurso Fotografico

boletinImpreso

boletin Electronico

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Evolución neurológica de niños con ACC siguiendo programa de Estimulación y Rehabilitación Psicomotriz

¿Aumenta la hemiparesia con el paso del tiempo o hay posibilidad de que disminuya?

Experiencia con atención a la diversidad desde el CDI Sagrado Corazón de Jesús (Tucupita, Delta Amacuro)

Caminata bestbuddies

ALIADOS
  • Venezuela Sin Limites
  • Unicasa
  • Bancaribe
  • Alcaldia de Sucre
  • Banesco